SEÚL, Corea del Sur — Durante nueve años, la poetisa surcoreana Shin Hyun-rim y su hija residieron en un mundo subterráneo a siete escalones por debajo del nivel de la calle.

En el corazón de Seúl, a un tiro de piedra de la residencia presidencial y de los rascacielos que albergan a empresas como Samsung, Shin y su hija vivían en un banjiha, un apartamento en un semisótano con escasa luz solar y un alquiler muy barato, que para muchos surcoreanos es un último recurso, un rito de paso o una escala en el camino hacia algo mejor.

"No se puede saber si es de noche o de día", dijo Shin, de 58 años, que se mudó a un cuarto piso sin ascensor hace unos dos años. "Es un buen lugar para soñar. Tu imaginación es lo que te ayuda a superarlo".

El hogar banjiha medio subterráneo aparece de manera prominente en la comedia negra "Parasite" del director surcoreano Bong Joon Ho, una dura representación de la existencia miserable de la familia Kim de la película de la cual trata de salir y en la que luego vuelve a caer. Bong ha dicho que el prometedor nivel intermedio del semisótano fue una gran inspiración en su thriller que explora las disparidades de clase, y el cual ha conectado con las audiencias de todo el mundo y ha hecho historia en la premiación del Oscar del domingo al convertirse en la primera película en lengua no inglesa en ganar como la mejor película.

"Banjiha es un espacio con una connotación peculiar. ... Es innegablemente subterráneo, y aún así quieres creer que está por encima del suelo", dijo Bong el pasado mes de mayo tras el estreno de la película en el Festival de Cannes. "También existe el temor de que si te hundes más, puedes quedar completamente bajo tierra".

Bong dijo que los traductores de la película pasaron apuros para encontrar la palabra correcta en inglés y en francés porque no había un equivalente directo. Al final se decidieron por "semisótano".

Para muchos en la Corea del Sur natal de Bong, la película trajo recuerdos de los meses o años pasados en viviendas <i style="mso-bidi-font-style: normal">banjiha; la desolación, los bichos, el olor a moho que proviene de una humedad perenne. Al igual que las casas jaula de Hong Kong y las favelas de Brasil, las banjiha han llegado a simbolizar de muchas maneras a un segmento de los surcoreanos oprimidos por la creciente densidad y la declinante asequibilidad, hacinados en rincones no vistos de una ciudad donde los ricos siguen enriqueciéndose y ocupan cada vez más espacio.

"Debo haber querido encerrar el semisótano en el sótano de mi subconsciente", escribió una bloguera surcoreana, diciendo que había olvidado que vivió en uno como estudiante de posgrado hasta que vio "Parasite". "Mi autoestima descendió en la misma proporción que el suelo estaba en relación con la ventana".

Más de 36 mil surcoreanos viven en casas semisótano, según la encuesta más reciente realizada en 2015, la gran mayoría de ellos en el área metropolitana de Seúl. Muchas fueron construidas en el decenio de 1970 como búnkeres para un posible ataque norcoreano y posteriormente modificadas caprichosamente como unidades de alquiler independientes para satisfacer una creciente demanda de viviendas.

Como en el clímax de la película, cuando los Kim vadean las aguas crecientes en su casa durante un aguacero, muchas casas banjiha son vulnerables a las inundaciones y han quedado sumergidas durante los monzones. Durante una inundación particularmente grave en 2010, las autoridades de Seúl dijeron que la mayoría de las más de 9 mil viviendas dañadas por las lluvias eran unidades en semisótano. Se comprometieron a eliminar gradualmente las casas <i style="mso-bidi-font-style: normal">banjiha y a proporcionar otras formas de vivienda asequible en su lugar.

Shin, la poetisa, se mudó a una de ellas con su hija de entonces cinco años alrededor de 2007. Era la única unidad que la madre soltera podía permitirse en la zona después de que se viera obligada a abandonar su anterior hogar.

"Es el último lugar al que se desciende cuando no se tiene dinero", dijo. "Se sentía como una tumba".

El espacio de tres habitaciones recibía tan poca luz solar que tenía que mantener las luces encendidas durante el día. Se sintió como si estuviera desarrollando un sentido más agudo del oído, dijo: pasos, charlas, viento, lluvia. No mucho después de que se mudaran, su casa fue asaltada, el ladrón se deslizó fácilmente a través de la ventana a nivel de la calle. Hizo instalar unas barras como las de una prisión.

Durante los años que vivió allí, sin embargo, comenzó a inspirarse en la sensación de extrañeza que el hogar parecía engendrar. En 2017, publicó un libro de poesía titulado "Banjiha Alice" - basado en cómo se sentía como si hubiera caído en un mundo extraño al mudarse, como la protagonista de Lewis Carroll.

Mis días restantes siguen disminuyendo

Pero estamos todos montando brevemente una tienda de campaña

Puede que me inquiete como una flor del día temblando en el viento

Pero si saboreo la tristeza

Tal vez algo divertido sucederá

Tal vez un conejo blanco pase corriendo

-De "La felicidad de Banjiha Alice" de Shin Hyun Rim

"Solo podía haber salido de ese espacio", dijo del libro.

Choi Hyun-jung, de 34 años, ha estado viviendo en una casa en semisótano con su hermana desde 2012 en la ciudad de Incheon, a una hora al oeste de Seúl. Con su modesto presupuesto, cada unidad que miraban como opción era una unidad en semisótano.

En los días de lluvia, sale a la calle para asegurarse de que las alcantarillas no estén obstruidas, nerviosa por las inundaciones. En el trabajo, se preocupaba por si volverá a casa y se encontrará con su vida sumergida. Noche tras noche, las hermanas padecen los sonidos de los borrachos que salen trastabillando de la taberna de al lado.

Hace unos años, empezó a dibujar un cómic en la web sobre su vida y la de su hermana, titulado "Habitación de alquiler banjiha". Puso al descubierto sus desafíos (los insectos, el moho, una recurrente fuga en el techo), pero también compartió cómo estaban haciendo de la casa su propio hogar y usándola como un trampolín para sus vidas de jóvenes adultos. La historia pareció hablar a otros jóvenes que estaban pasando por momentos igualmente difíciles. Fue lo suficientemente popular como para que Choi firmara como caricaturista de tiempo completo para el portal web Daum.

"Es una necesidad para la gente que está tan desesperada", afirmó. "No es realmente un lugar adecuado para la vida humana".

———

(c)2020 Los Angeles Times

Visit the Los Angeles Times at www.latimes.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Copyright 2020 Tribune Content Agency.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.